Neuroarquitectura, el arte de generar espacios con vistas a nuestras emociones

Facebook
Twitter
LinkedIn

Esta disciplina, que aplica principios de la neurociencia en la construcción a la busca del bienestar, comienza a dejar de ser una gran desconocida en España.

La neuroarquitectura es una tendencia al alza, aunque no nueva, para las viviendas del futuro, una forma de fomentar la sostenibilidad y sobre todo el bienestar. Es un campo todavía emergente en España que trata de aplicar la neurociencia a la arquitectura, usando evidencias científicas para diseñar espacios que mejoren la salud, el bienestar e incluso la inteligencia de las personas. «Diseñamos espacios donde sentirnos seguros, y sentidos.
Tenemos que hacer de nuestros entornos la misma arquitectura física que debemos hacer en lo social», explica María Gil, arquitecta, diseñadora de interiores y máster en neurociencia.
Según resalta Mayka García Hípola, catedrática en la Escuela Arquitectura Universidad de Navarra, cuando hablamos de neuroarquitectura estamos hablando de incluir la visión del usuario en la ecuación del diseño arquitectónico. «Hasta ahora, los arquitectos nos habíamos centrado en los objetos o iconos arquitectónicos, sobre todo, en el caso de los diseños que nos encargaban las grandes corporaciones. Pero, ahora, estamos viviendo lo que podríamos definir como el ‘tiempo del habitante’. Aunque suene a tópico, podríamos decir que
parece seguro que el planeta resistirá; lo que está por ver es si lo haremos nosotros», resalta la experta. Por su parte, Ana Mombiedro, arquitecta y docente formada en Neurociencia y Percepción, indica que el concepto de neuroarquitectura «ha devueltoparte de la esencia humana que tiene la arquitectura, desconectándolo de sus características más materiales o tangibles, que están más relacionadas con el mundo de la ingeniería».

Artículos relacionados

Scroll al inicio